Bichectomía

La bichectomía es una intervención que consiste en extirpar las bolas de bichat.

Bichectomía

La bichectomía es una intervención que consiste en extirpar las bolas de bichat. La operación es definitiva y tiene una duración de media hora aproximadamente. Es un procedimiento sencillo y que no deja cicatriz visible ya que se realiza desde el interior de la cavidad bucal.

Las bolas de bichat son bolsas de tejido graso que se encuentran en las mejillas justo debajo de los pómulos y separados de cualquier otro tejido. Existen varias partes de estas bolsas, las cuales se encuentran distribuidas en la cara y parte de la cabeza. Y es particularmente el fascículo bucal el que genera una mayor proyección en las mejillas y un aspecto redondeado del rostro. Estas no cumplen ninguna función específica en los adultos, ya que solo se encargan de brindar volumen y algo de amortiguación del esqueleto facial.

La bichectomía es una intervención que consiste en extirpar las bolas de bichat. La operación es definitiva y tiene una duración de media hora aproximadamente. Es un procedimiento sencillo y que no deja cicatriz visible ya que se realiza desde el interior de la cavidad bucal. Comúnmente se realiza con anestesia local pero para los pacientes que así lo deseen, también puede realizarse bajo sedación total y la supervisión de un anestesiólogo.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Doctor
Aditi Richmon

Cirugía General

Doctor
María Andaloro

Cirugía General

S/ 1750 - Reserva ahora
Doctor
Umar Sanford

Cirugía general

S/ 1500 - Reserva Ahora

Antes/Después

Sobre la bichectomía

Una bichectomía sirve para eliminar la grasa de tus cachetes, esculpiendo tu rostro y dándole mayor definición a tus pómulos. La palabra bichectomía viene del nombre que reciben los depósitos de grasa que se encuentra a los lados de la boca, las Bolsas de Bichat.

Las Bolsas de Bichat se encuentran en la parte baja de las mejillas, debajo de algunos músculos. Su tamaño varía en cada persona, independientemente de su peso. De hecho, el tener estas bolsas grandes es muchas veces una cuestión hereditaria y no necesariamente se ven afectadas por la dieta y el ejercicio.

La liposucción no se recomienda para este tipo de grasa en el rostro ya que se pueden dañar nervios, pero muchas veces si se acompaña una bichectomía con una liposucción de otras áreas del rostro como la papada o el cuello para obtener mejores resultados.

Si hay piel suelta en el rostro, esta se volverá más evidente al quitar las Bolsas de Bichat; si esto es algo que te preocupa, platícalo con tu médico.
Pros:

- No tendrás cicatrices visibles ya que el procedimiento se realiza desde el interior de la boca
- Los resultados son permanentes, incluso si subes de peso
- Es un procedimiento rápido, no suele tomar más de 30 minutos
- El tiempo de incapacidad es corto, la mayoría de pacientes vuelven a trabajar en solo tres días
- Puede ayudarte a verte más maduro si ya eres adulto pero tienes “cara de bebé”

Contras:

- La grasa de las mejilla se reduce naturalmente con la edad, por lo que tus cachetes podrían llegar a verse muy “vacíos” a medida que envejeces
- Si pierdes peso tras la operación, o te remueven mucha grasa, tu rostro podría tener un aspecto muy enflaquecido
- Vas a estar hinchado de los cachetes por un par de semanas. Algunos pacientes lo describen como “cachetes de ardilla”
Es un procedimiento adecuado para aquellas personas que sienten que su rostros es muy redondo o rechoncho. Sirve para crear una silueta más delineada y contorneada en la parte baja de la cara.

Alguien que se somete a una bichectomía no debería estar muy alejado de su peso ideal, no más de 10 kilogramos de diferencia. Si bien se puede no tener sobrepeso y aun así tener un rostro redondo, o cachetes regordetes, es importante determinar con tu médico que son las Bolsas de Bichat las causantes de esto antes de la bichectomía.
El procedimiento inicia con una anestesia tópica, que se aplica directamente en la piel, o un sedante oral, para estar adormecido durante el procedimiento. Enseguida el médico hace pequeñas incisiones, de aproximadamente un centímetro, en el interior de los cachetes.

El médico utiliza instrumentos de punta fina para zafar y retirar las bolsas de grasa de cada lado, que tienen el tamaño aproximado de una nuez. Las incisiones se suturan con puntos que se disuelven con el tiempo.

La mayoría de personas toleran muy bien el procedimiento y lo comparan con un tratamiento dental por tener la boca abierta todo el rato.

El procedimiento es ambulatorio, te vas a ir a tu casa al finalizar la cirugía con una banda en la barbilla como apoyo y tu médico te va a recetar antibióticos y un probablemente un enjuague bucal para prevenir infecciones.
En la siguiente semana del procedimiento, es muy probable que tengas bastante inflamación. Físicamente estarás bien para retomar tus actividades, pero probablemente quieras tomar un descanso social durante esa semana, mientras baja la hinchazón. Esta debería estar resuelta a las dos o tres semanas.

Te recomendamos que te pongas hielo en las mejillas con cuidado regularmente para ayudar a disminuir la inflamación y a reducir la incomodidad. Además deberás usar una banda en tu barbilla al dormir para darle a la piel del rostro un poco de apoyo extra mientras sana.

Durante la recuperación, ten una dieta suave y evita comer cosas muy calientes o muy picantes por al menos 24 horas para no irritar las incisiones dentro de tu boca.
Es normal que tu rostro luzca más hinchado durante la recuperación que antes de la cirugía, pero la mayor parte de la inflación se habrá ido en las próximas 3 semanas.

Puede tomar de 3 a 6 meses para que puedas ver los resultados finales, en lo que tu piel se asienta en los nuevos contornos de tu rostro.
Una vez que te son retiradas las bolsas de bichat los resultados son permanentes.

Entonces, ¿qué sucede si subes de peso? Nada inusual, tus bolsas de bichat no van a volver a crecer, pero tu rostro podría verse más voluminoso, lo que escondería los resultados de la bichectomía.
A pesar de ser un procedimiento relativamente simple, conlleva algunos riesgos como infecciones, sangrado, cicatrices y daño al tejido y estructuras aledañas a la operación.

Es muy importante que tu médico sea experimentado y certificado, para que al remover las bolsas tenga cuidado, evitando dañar los ductos faciales y los que llevan la saliva. Si no, existe la posibilidad de adormecimiento, otros cambios en la sensibilidad y (en raros casos) parálisis facial parcial.
El costo de tu bichectomía va a depender del tipo de procedimiento que elijas, la experiencia del médico, el tipo de anestesia y la clínica dónde te la hagas.

Este es un procedimiento que se considera cosmético, por lo que no está cubierto por la mayoría de planes seguros, ya sea público o privado.