Circuncisión

Una operación para remover el pliego de piel retráctil que recubre la cabeza del pene

Circuncisión

Es un procedimiento para remover el exceso de piel que recubre el glande del pene

No dudes en contactarnos si tienes cualquier duda o necesitas más información. Estamos para ayudarte.

Es un procedimiento para remover el exceso de piel que recubre el glande del pene.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Sobre la circuncisión

Es un procedimiento para remover el exceso de piel que recubre el glande del pene
La circuncisión de puede realizar en hombre adultos por varias razones:

Razones médicas:
- Fimosis: Se llama Fimosis cuando el prepucio está muy ajustado en el pene, lo cual impide que se pueda retraer para descubrir por completo la cabeza. Esto puede causar dolor cuando el pene está erecto e incluso, en algunos casos, dificultar el paso de la orina.
- Balanitis recurrente: Se conoce como Balanitis cuando el prepucio y la cabeza del pene se inflaman e infectan.
- Parafimosis: Esto ocurre cuando el prepucio no regresa solo a su posición original tras ser jalado hacía atrás, causando que la cabeza del pene de inflame y duela.
- Cáncer de pene: El cáncer de pene es una condición poco común en la cual aparece un parche rojo o una úlcera en la punta del pene y bajo el prepucio.

Razones no médicas:
Ya sea por tradición religiosa o por gusto estético, muchos hombres deciden hacerse una circuncisión.
Hay algunos síntomas que puedes experimentar que podrían indicar que necesitas una circuncisión:

- Dolor al orinar: Sientes incomodidad o dolor al momento de hacer pipí.
- Trazos de sangre en la orina: Notas una coloración rojiza de tu pipí.
- Dificultad o inhabilidad para vaciar la vejiga de forma adecuada: Tienes dificultad para que salga la pipí de forma adecuada y sientes que no puedes vaciar por completo tu vejiga.
- Dolor en el pene durante la erección: Sientes incomodidad o dolor en el prepucio cuando tu pene está erecto.
- Enrojecimiento, dolor o inflamación del pene: En general, notas alguna de estas condiciones en tu pene.

Si tienes alguno de estos síntomas, o sientes curiosidad por hacerte una circuncisión, consulta con uno de nuestros médicos expertos para que te pueda evaluar y juntos determinar si eres candidato a una circuncisión.
Para elegir a tu medico debes tener en cuenta dos cualidades principales; en primer lugar debes asegurarte que cumpla con con todos los requisitos y certificaciones que lo acreditan como profesional de la salud, así como las correspondientes al centro médico donde se te realizaría el procedimiento. En segundo lugar, debes tener una relación de confianza con tu medico, que te permita sentirte cómodo y poder realizar cualquier pregunta que tengas con tranquilidad.
Durante una circuncisión el médico primero separa la piel que recubre la cabeza del pene para enseguida recortar el exceso.

El procedimiento comienza con el personal médico limpiando y entumeciendo el pene, ya sea con una pequeña inyección de anestesia o con una crema. Luego, te colocan una especie de pinza o anillo en el pene y el médico recorta la piel. Se te aplica un ungüento antibiótico o vaselina en el área y se cubre con gaza.

Es posible que te den algún medicamento para que estés dormido durante la cirugía.

En niños o adultos el procedimiento suele tomar alrededor de una hora.
Durante el procedimiento no vas a sentir dolor ya que estarás bajo los efectos de la anestesia. La anestesia puede ser general, es decir que vas a estar completamente dormido durante la operación; o local, lo cual significa que no vas a sentir nada en el area del pene.
Al terminar el procedimiento, tu médico te dará instrucciones y consejos para tu recuperación en casa, incluyendo cuando puedes volver a manejar, regresar al trabajo y tener sexo.

Normalmente toma al menos 10 días para que tu pene sane tras una circuncisión.

El médico te recomendará tomar al menos una semana sin ir a trabajar para tu recuperación.

Se recomienda también evitar tener sexo por al menos 4 semanas después de la operación para reducir el riesgo de sangrado o infección.

En los 3 o 4 días siguientes al procedimiento, es posible que sientas un poco de incomodidad e inflamación en el área de la cabeza del pene. Tu médico te recetará medicamentos para el dolor como paracetamol o ibuprofeno para ayudarte a reducir esto.

Es importante que si tienes fiebre, mucho enrojecimiento, sangrado, dolor persistente o palpitaciones en el pene, contactes a tu médico ya que pueden ser indicaciones de una infección.

Aplicar vaselina alrededor de la punta del pene te va a ayudar a evitar que este se pegue a tu ropa interior durante la recuperación.

Utiliza ropa ligera y holgada en los 2 o 3 días siguientes a tu operación para evitar irritación en tu pene mientras sana.

No deberías sentir incomodidad ni dolor al momento de orinar, pero contacta a tu médico si es así.
Las complicaciones tras una circuncisión son poco comunes y la mayoría de hombres no tienen problemas significativos.

Las complicaciones más comunes son la inflamación, sangrado e infecciones que pueden ocurrir justo después de la operación. Otras posibles complicaciones que pueden ocurrir incluyen:
- Reducción permanente en la sensibilidad de la cabeza del pene, particularmente al tener sexo.
- Sensibilidad alrededor de la cicatriz de la circuncisión.
- Necesidad de remover puntadas que no se han disuelto.
- En pocas ocaciones es necesaria una segunda operación para remover más piel rodeando la cabeza del pene.
Normalmente una circuncisión es un procedimiento ambulatorio, es decir que te podrás ir a tu casa el mismo día de la operación.

Planea que vas a necesitar al menos una semana de reposo en casa tras tu operación, que no vas a poder manejar el auto durante ese periodo y que va a tomar al menos 4 semanas de recuperación para que puedas tener sexo.

El día de tu operación, es probable que tu médico te pida que no comas ni bebas al menos 6 horas antes del procedimiento si será realizado con anestesia general.
En muchos casos, la circuncisión solo se recomienda cuando se han intentado y han fallado otros tratamientos menos invasivos y de menor riesgo que una cirugía.

Consulta con alguno de nuestros médicos para saber más acerca de estas alternativas de acuerdo a tu condición.