Hemorroides

Deja atrás las molestas hemorroides con una cirugía segura y efectiva

Hemorroides

Las hemorroides son vasos sanguíneos al final del recto. Son naturales, ya que actúan como un cojín que te ayuda a controlar cuando ir al baño o soltar gases. En muchas ocaciones hay que realizar una hemorroidectomía, es decir una remoción de las hemorroides.

No dudes en contactarnos si tienes cualquier duda o necesitas más información. Estamos para ayudarte.

Las hemorroides son vasos sanguíneos al final del recto. Son naturales, ya que actúan como un cojín que te ayuda a controlar cuando ir al baño o soltar gases. En muchas ocaciones hay que realizar una hemorroidectomía, es decir una remoción de las hemorroides.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Sobre la hemorroidectomía

Las hemorroides son vasos sanguíneos al final del recto. Son naturales, ya que actúan como un cojín que te ayuda a controlar cuando ir al baño o soltar gases. En muchas ocaciones hay que realizar una hemorroidectomía, es decir una remoción de las hemorroides.
Hace falta remover las hemorroides cuando estás se inflaman y causan dolor o sangrado. Esto sucede con el tiempo y por diferentes razones como constipación, obecidad o en el caso de mujeres que han pasado por varios embarazos.

Es importante saber que hay dos tipos de hemorroides: extraños e internas. Las externas son más dolorosas porque estiran la piel y causan incomodidad. Las internas son más peligrosas ya que producen sangrado.
En una conversación con tu médico experto, podrán determinar si es necesario realizarte esta cirugía. El médico te hará preguntas acerca de tus síntomas: ¿Qué tan frecuentemente tienes sangrado?, ¿Qué tan seguido te duele? y además podría hacer una exploración física.

Si sientes que necesitas este procedimiento agenda una cita con uno de nuestros médicos expertos en hemorroides.
Tener las hemorroides inflamadas o incluso sangrando puede ser muy molesto, incómodo y hasta dolores para los pacientes.

Al realizarse una hemorroidectomía, puede mejorar mucho tu calidad de vida ya que vas a dejar de tener esa incomodidad y preocupación y además la operación no va a afectar de ninguna manera en tus hábitos normales de ir al baño, de alimentarte, ni de continencia.

Los pacientes que se realizan este procedimiento dicen que vale mucho la pena.
Para elegir a tu medico debes tener en cuenta dos cualidades principales; en primer lugar debes asegurarte que cumpla con con todos los requisitos y certificaciones que lo acreditan como profesional de la salud, así como las correspondientes al centro médico donde se te realizaría el procedimiento. En segundo lugar, debes tener una relación de confianza con tu medico, que te permita sentirte cómodo y poder realizar cualquier pregunta que tengas con tranquilidad.
Existen varias maneras de realizar una hemorroidectomía. Esto va a depender del grado de severidad de la inflamación y estiramiento de las hemorroides del paciente. Esta cirugía se puede realizar con anestesia local o general, dependiendo de cada paciente y la decisión de su médico.

En casos poco severos, el médico va a identificar cuales son exactamente los vasos que están inflamados y estirados, y procederá a bloquear el flujo de sangre en ellos, previniendo así que crezcan, se irriten y sangren. Enseguida va a suturar el tejido que estaba estirado para devolverlo a su lugar.

En algunos casos más severos, hace falta remover por completo los hemorroides que están muy inflamados. Este es un procedimiento que se trata de evitar, ya que es más doloroso, pero puede ser la única opción si tus hemorroides con muy severas.
Durante el procedimeinto estarás bajo anestesia, ya sea local o general, por lo queno sentiras ningun tipo de dolor.

En la etapa de recuperación despues del procedimiento, es posible que sientas algo de dolor por la operación, pero tu médico te recetará medicamentos para eso. También podrías sentir incomodidad y algo de dolor al ir al baño, lo cual es normal, y también tu médico te dara medicamentos que te ayuden a hacerlo de forma menos dolorosa.

Es importante que aunque haya un poco de dolor, no dejes de ir al baño de forma regular para evitar complicaciones.
Una hemorroidectomía es un procedimiento ambulatorio, es decir que te podrás ir a tu casa el mismo día de la operación. Pídele a alguien que te acompañe a casa, ya que no podrás manejar y podrías necesitar ayudar para moverte inmediatamente después del procedimiento.

En los primero dos días tras la operación vas a tener que guardar reposo, no necesariamente en cama: puedes aprovechar para realizar actividades tranquilas como leer un libro, caminar un poco o mirar la televisión.

Durante la primera semana, para ir al baño, vas a usar un sanitario procto, esto para relajar el ano y así evitar el reflejo normal e inconsciente de los pacientes de contraer la salida, por miedo al paso de las heces. Es posible que duela un poco al ir al baño, pero tu médico te habrá recetado tanto antiinflamatorios, como medicamentos para el dolor, así como laxantes que van a ayudar a que hagas blando, y así sea mucho menos doloroso.

En ningún momento debes evitar el ir al baño, ya que esto podría provocar la acumulación de desechos y su endurecimiento, lo cual resultaría contraproducente.

Durante 15 días después de la cirugía, debes evitar hacer esfuerzos físicos, levantar peso o practicar deportes agresivos. Sin embargo puedes regresar a tu trabajo de oficina a los 8 o 10 días, de acuerdo a como te vayas sintiendo.

En cuanto a tu dieta, es muy importante que sea muy rica en fibra. Es decir que debes comer muchas frutas y verduras, ademas de tomar mucha agua.
En general, la hemorroidectomía es una operación muy segura.

Al ser una cirugía en un vaso sanguíneo, uno de los riesgos más comunes es el sangrado.

Otro posible riesgo es una infección. Al área del recto y el ano, no son las áreas más limpias del cuerpo, por lo que aumenta un poco el riesgo de infección en la herida tras la operación. Es por eso que al momento de la cirugía, es posible que tu médico que dé algunos medicamentos antibióticos, para prevenirlo.

Existe también un muy pequeño riesgo de desarrollar incontinencia tras la cirugía.