Hernioplastía
discal

Deja atras los dolores de espalda con una hernioplastía discal

Hernioplastía discal

La hernia discal es un abombamiento de los discos que separan las vértebras de la columna que puede ser ocasionado por un desgaste o rotura del mismo.

No dudes en contactarnos si tienes cualquier duda o necesitas más información. Estamos para ayudarte.

La hernia discal es un abombamiento de los discos que separan las vértebras de la columna que puede ser ocasionado por un desgaste o rotura del mismo.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Sobre la hernioplastía discal

Es un abombamiento de los discos que separan las vértebras de la columna que puede ser ocasionado por un desgaste o rotura del mismo.
En algunas ocasiones, por causa de una lesión, golpe o distensión, los discos que separan cada una de la vértebras de la columna y que nos permiten tener amortiguación y movimiento pueden llegar a sufrir desgaste y roturas. Esto hace que se genere una presión sobre los nervios que atraviesan la columna y se presenten síntomas en la persona que lo padece, como pueden ser hormigueos, pérdida de sensibilidad, dolor o debilidad. Por esta razón, se hace necesario que en casos avanzados se realice un procedimiento médico que permita corregir estas deformidades del disco afectado.
Aunque un buen número de los casos pueden llegar a mantenerse con ajustes en el estilo de vida y fisioterapia, un porcentaje importante de los pacientes no presenta mejoría con estos ajustes y sigue padeciendo dolores, molestias o debilidad, por lo que deben ser tratados con la cirugía. Si presentas estos síntomas constantemente o sientes que esto te está causando limitaciones en tu vida diaria, es recomendable que visites a un especialista para verificar si la cirugía es una solución para tu caso.
Este procedimiento vale completamente la pena para pacientes que presentan incomodidades, dolores o limitaciones. Si este es tu caso, te recomendamos realizar el procedimiento con un profesional confiable que pueda ayudarte a resolver exitosamente tu caso.
Para elegir a tu médico debes tener en cuenta dos cualidades principales; en primer lugar debes asegurarte que cumpla con con todos los requisitos y certificaciones que lo acreditan como profesional de la salud, así como las correspondientes al centro médico donde se te realizaría el procedimiento. En segundo lugar, debes tener una relación de confianza con tu medico, que te permita sentirte cómodo y poder realizar cualquier pregunta que tengas con tranquilidad.
Existen diferentes métodos para la realización de este procedimiento pero el objetivo común es acondicionar la zona donde se encuentra el disco herniado para evitar que se genere presión sobre el nervio que atraviesa la columna. En todos los caso, el médico realizará este acondicionamiento removiendo parcial o totalmente el disco que está causando las molestias y de ser necesario, ajusta el empalme de las dos vértebras involucradas.
Este procedimiento se realiza bajo anestesia y es completamente indoloro.
Aunque se podrán realizar algunas actividades con normalidad, durante las primeras 4 a 9 semanas se debe evitar realizar movimientos bruscos, giros o inclinaciones. Además de esto, es importante seguir las recomendaciones del médico en términos de fisioterapia, cuidado de la herida o soportes posturales que ayuden a una mejor recuperación.
Este es un procedimiento muy seguro, aunque como cualquier procedimiento médico conlleva riesgos como infecciones, coágulos y lesiones estructurales, razón por la cual, es muy importante elegir a un especialista certificado.
Una vez programado el procedimiento, tu médico te indicará las medidas de ayuno e higiene personal de acuerdo a la técnica y caso particular. Además de esto, es posible que debas asistir a una valoración por parte de un anestesiólogo quien verificará que no vayas a tener ninguna reacción adversa a la anestesia.
Un buen porcentaje de los casos de hernia discal pueden ser tratados con métodos conservadores como la fisioterapia, fortalecimiento de la espalda y abdomen, mejoras en la postura o medicamentos. Aunque si los síntomas son persistentes o están causando limitaciones considerables se puede evaluar la cirugía como tratamiento para dar solución.
Este procedimiento rara vez se encuentra cubierto por tu seguro de forma prioritaria, por lo que los tiempos de espera o los trámites necesarios para su aprobación pueden ser muy prolongados.