Liposucción

Muchas veces los depósitos de grasa en el cuerpo nos hacen sentir inseguros, una liposucción tiene como objetivo eliminarlos o reducirlos.

Liposucción

La liposucción es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar los depósitos de grasa en diferentes partes del cuerpo como abdomen, glúteos, caderas, cara, cuello, muslos, etc.

La liposucción es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar los depósitos de grasa en diferentes partes del cuerpo como abdomen, glúteos, caderas, cara, cuello, muslos, etc. Mediante este procedimiento se permite mejorar el contorno de las partes a tratar y crear un aspecto esbelto.

La liposucción es un procedimiento en el cual se introducen cánulas especializadas por las cuales se aspira el exceso de grasa alojado en las partes tratadas. Este se realiza comúnmente bajo sedación pero también se puede realizar bajo anestesia general dependiendo del tamaño del procedimiento. Es una cirugía con cicatrices mínimas y una de las más solicitadas por los pacientes.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Doctor
Aditi Richmon

Cirugía General

Doctor
María Andaloro

Cirugía General

S/ 1750 - Reserva ahora
Doctor
Umar Sanford

Cirugía general

S/ 1500 - Reserva Ahora

Antes/Después

Sobre la liposucción

Una liposucción es un procedimiento que consiste en eliminar grasa de tu cuerpo por medio de succión. Normalmente se hace con un tubo delgado llamado cánula que está pegado a una aspiradora.

Sin importar lo saludable que sea tu dieta o el ejercicio que hagas, puede que tengas áreas en tu cuerpo en las que la grasa se resiste a desaparecer. Con la liposucción, un médico experimentado puede eliminar depósitos de grasa, contornear tus caderas, muslos, brazos, panza, cintura, barbilla entre otras.

La liposucción es una de las cirugías plásticas más comunes en el mundo.

Muchas veces la liposucción se combina con otros procedimientos cosméticos como por ejemplo una abdominoplastía en el caso de mujeres tras un embarazo. La grasa que se remueve del cuerpo, puede ser purificada y enseguida transferida al trasero, senos o alguna otra área en la que se quiera aumentar el volumen.

Al ser un procedimiento mínimamente invasivo, suele realizarse en una sola sesión. Médicos y pacientes prefieren la liposucción comparada con otros tratamientos no quirúrgicos para reducir la grasa ya que estos suelen tomar más de dos sesiones y no necesariamente llegan al mismo nivel de resultados.
La liposucción es un procedimiento en el cual se introducen cánulas especializadas por las cuales se aspira el exceso de grasa alojado en las partes tratadas. Este se realiza comúnmente bajo sedación pero también se puede realizar bajo anestesia general dependiendo del tamaño del procedimiento. Es una cirugía con cicatrices mínimas y una de las más solicitadas por los pacientes.
Pros:

- La liposucción puede eliminar pequeñas bolsas testarudas de grasa del cuerpo.
- Tu médico puede eliminar grandes volúmenes de grasa excedente en una sola sesión, lo cual sería imposible con métodos no quirúrgicos.
- El médico puede remodelar tu cuerpo con este procedimiento, especialmente si se combina con la transferencia de grasa a otras áreas.
- Muchos pacientes aseguran que tras una liposucción su ropa les queda mucho mejor, tienen mayor confianza en sí mismos y se sienten más jóvenes.
- Muchos dicen que fue el inicio de un estilo de vida más saludable para ellos.

Contras:

- La liposucción es una cirugía, y como tal requiere te un periodo de recuperación.
- Vas a necesitar reposar por al menos dos semanas (incluso tres) y tendrás algo de hinchazón, moretones, adormecimiento y dolor del nervio.
- Una vez que la grasa ha sido removida de tu cuerpo, tu piel podría quedar colgando si no tiene la elasticidad suficiente para volver a su lugar. Podrías incluso necesitar otro procedimiento para estirar o remover la piel excedente.
- Existe la posibilidad de que ocurra asimetría, formación de hoyuelos u otras irregularidades si tu médico no cuenta con la experiencia necesaria.
- Si bien la liposucción elimina permanentemente las células de grasa, las células restantes pueden expandirse o nuevas pueden aparecer si ganas peso.
Un buen candidato para una liposucción es una persona que está en buen estado de salud y tiene un IMC (Índice de Masa Corporal) de 30 o menos. Si lo que estás buscando es una solución para la perdida de peso o un tratamiento para la celulitis, la liposucción NO es tu mejor apuesta.

Además de tener expectativas realistas, es importante que tu piel tenga buena firmeza para que pueda pegarse de forma adecuada al nuevo contorno de tu cuerpo, una vez que la grasa ha sido removida. Para comprobar la elasticidad de tu piel puedes hacer un “experimento del pellizco”: si tu piel brinca a su posición inmediatamente después de que la pellizcas con tus dedos, probablemente tiene buena elasticidad, y puedes esperar buenos resultados de una liposucción.
La liposucción es ideal para candidatos que ya están cerca de su peso meta ya que se enfoca en áreas específicas de grasa testaruda que no se ha ido con la dieta y el ejercicio. No es un procedimiento de pérdida de peso.
La liposucción es un procedimiento ambulatorio. Normalmente toma una o dos horas, dependiendo del número de áreas a tratar. Te pondrán ya sea anestesia local y sedación (para áreas pequeñas) o anestesia general. De cualquier forma, asegúrate de que alguien te acompañe a tu casa al terminar.

La técnica más común para la liposucción consiste en que el médico hace una o más pequeñas incisiones (aproximadamente 6 milímetros) en el área a tratar, inyecta una gran cantidad de una mezcla de solución salina, anestesia local y epinefrina en el tejido. Este fluido hace que la grasa se hinche y vuelva más firme, facilitando su extracción. Además la solución constriñe los vasos sanguíneos, lo que ayuda a reducir los moretones, el sangrado y el tiempo de recuperación. Enseguida el médico inserta la cánula por la misma incisión y la pasa repetidamente bajo la piel para separar la grasa antes de succionarla para retirarla.

En áreas muy pequeñas el procedimiento puede tomar alrededor de 30 minutos, mientras que una liposucción de 360º (que incluye abdomen, llantitas, espalda y alrededor del torso) puede llegar a durar de 3 a 4 horas.

Existen diferentes variaciones al método tradicional, todos dirigidos a facilitar la remoción de la grasa y el a disminuir el tiempo de recuperación. En la consulta de evaluación con tu médico podrán decidir cual es la técnica más adecuada para ti.
La liposucción es un procedimiento de contorneado corporal, NO de pérdida de peso.

Es posible que pierdas de 1 a 1.5 kilogramos, pero esto depende mucho de cada paciente. La grasa puede ocupar mucho espacio, pero no es muy pesada.
Al estar anestesiado, el procedimiento en sí no es doloroso para nada.

Sin embargo, el proceso de recuperación puede ser doloroso. Te vas a sentir adolorido, especialmente en los primeros días después de la liposucción. Estarás hinchado y con moretones, y vas a necesitar varios días de descanso antes de volver a tus actividades y a trabajar.
Los médicos suelen recomendar tomar entre 4 y 7 días de descanso tras una liposucción, dependiendo del número de áreas tratadas y tu tolerancia al dolor.

Tu médico te recetará medicamentos para el dolor, aunque en muchos casos los pacientes no necesitan más que análgesicos ligeros.

Durante la recuperación vas a tener inflamación y moretones, así como adormecimiento y dolor del nervio. El área tratada puede sentirse un poco dura a causa de la hinchazón. Esto debería mejorar dentro de las primeras seis semanas.

Algunas personas ven áreas con bultos una vez que la inflamación comienza a bajar, sin embargo esto debería de mejorar a las pocas semanas, pero el uso de prendas de compresión puede ayudar a prevenir los bultos.

Cada médico tiene un tratamiento de recuperación específico, así que sigue sus instrucciones precisas tras el procedimiento.

La mayor parte de los pacientes puede retomar todas sus actividades en 3 o 4 semanas.
Puede que notes un mejor contorno de tu cuerpo de inmediato (por ejemplo si te han tratado las llantitas), pero los resultados van a estar disfrazados por la inflamación normal de la operación. Esta inflamación va a bajar de forma drástica después de seis semanas y seguirá bajando en los próximos seis meses.

Si sientes que necesitas realizarte una liposucción adicional para lograr los resultados que espera, espera al menos seis meses para dejar que la inflamación baje, y luego evalúa tu situación con tu médico. Toma en cuenta que vas a seguir sanando y viendo mejores resultados hasta el año.
Si mantienes tu peso tras tu operación, los resultados pueden ser muy duraderos. Si ganas peso, aunque sea poco, las células de grasa en otras áreas de tu cuerpo, e incluso en las áreas tratadas, pueden crecer, disminuyendo el éxito de los resultados. En casos de mayor aumento de peso, nuevas células de grasa se pueden desarrollar en el cuerpo. Las áreas tratadas se seguirán viendo mejor que las no tratadas, pero los resultados se verán alterados.

Los médicos recomiendan hacer de una dieta saludable y el ejercicio parte de tu estilo de vida tras una liposucción para mantener los resultados.
Al hacerse una liposucción con un médico experimentado y certificado, la liposucción rara vez presenta complicaciones. Algunos de estos riesgos son:

- Moretones
- Sermomas, acumulación de líquidos bajo la piel que requiere ser drenado por un médico
- Coágulos de sangre en venas profundas
- Cambios en el color o sensibilidad de la piel

Si tienes alguna preocupación por algo que has experimentado en tu recuperación, no dudes en contactar a tu médico.
Ambos procedimientos tienen objetivos diferentes. La liposucción elimina las células de grasa y confía en la elasticidad de la piel para un contorno óptimo del cuerpo; la abdominoplastía elimina tanto grasa como piel. Si la elasticidad de tu piel no es óptima (por la edad, por embarazos, etc), una abdominoplastía puede ser una mejor opción para ti.

Sin embargo, esto es algo que puedes platicar y decidir con tu médico. Con una evaluación física, él podrá determinar si eres un buen candidato para uno o el otro. Para algunos pacientes ambas operaciones son opciones variables, y será el paciente quien decida de acuerdo a lo que quiera invertir en riesgo, tiempo de recuperación o incluso dinero. Para otros pacientes, ningún procedimiento es adecuado por sus condiciones particulares. Y finalmente otros pacientes pueden incluso realizarse ambos procedimientos para obtener resultados óptimos.

Para evaluar de forma más acertada, agenda una cita de valoración con un médico.
El costo de la liposucción es muy variable ya que depende en gran medida del número de áreas a tratar. Además este va a variar de acuerdo a la complejidad, la experiencia del médico y la clínica dónde te la hagas.

Este es un procedimiento que se considera cosmético, por lo que no está cubierto por la mayoría de planes seguros, ya sea público o privado.