Mamoplastía
(Aumento de senos)

La mamoplastía de aumento es un procedimiento estético que se realiza para aumentar el tamaño y mejorar la forma del pecho de la mujer.

Mamoplastía (Aumento de senos)

La mamoplastía de aumento es un procedimiento estético que se realiza para aumentar el tamaño y mejorar la forma del pecho de la mujer.

La mamoplastía de aumento es uno de los procedimientos más solicitados y se realiza comúnmente en pacientes que tengan senos pequeños para su silueta o que requieran de algún ajuste estético por temas como lactancia, diferencia de tamaños o reconstrucción mamaria.

La mamoplastía de aumento es un procedimiento en el cual el especialista inserta las prótesis elegidas en el pecho de la paciente buscando incrementar o balancear el tamaño de los senos y dar un aspecto balanceado y natural. La mamoplastía de aumento se realiza de acuerdo con la armonía estética del paciente, eligiendo principalmente el tamaño deseado, tipo de prótesis recomendado y tipo de cirugía a realizar. Este procedimiento se realiza comúnmente bajo anestesia general y tiene una duración de alrededor de 2 horas, aunque puede variar dependiendo del caso particular del paciente.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Doctor
Aditi Richmon

Cirugía General

Doctor
María Andaloro

Cirugía General

S/ 1750 - Reserva ahora
Doctor
Umar Sanford

Cirugía general

S/ 1500 - Reserva Ahora

Antes/Después

Sobre la mamoplastía (Aumento de senos)

El aumento de senos, o mamoplastía, es una cirugía plástica que mejora el tamaño y forma de tus senos. Es el procedimiento quirúrgico cosmético más común en los Estados Unidos, el mejoramiento del pecho puede incrementar el tamaño natural y corregir la caída y la pérdida de volumen asociada con el envejecimiento, los embarazos o la lactancia.

Este procedimiento se realiza normalmente con implantes de seno. Estos están disponibles en distintos diámetros, volúmenes y proyecciones (que tanto “sale” del cuerpo), y tu médico puede sugerir un tamaño que sea más apropiado para tu cuerpo y objetivo. Estos implantes de silicón o solución salina son insertados por medio de una incisión alrededor de los pezones, por debajo del seno o por la axila y luego colocados bajo o sobre el músculo pectoral.

El aumento también puede ser a través de transferencia de grasa. Excesos de grasa son removidos de otras áreas (como el vientre o los muslos) por medio de liposucción y después injertado a los senos. En algunos casos, los implantes se combinan con la transferencia de grasa ya que la grasa puede ayudar al implante a verse y sentirse más natural.

Otra opción de aumento es el levantamiento de senos, el cual levanta los senos caídos y reposiciona el pezón para un aspecto más firme. Este puede combinarse con implantes.

Todos estos procedimientos suelen realizarse bajo anestesia general.
Pros:

- Los senos serán más grandes y rellenos, estarán más firmes y lucirán más jóvenes.
Los resultados pueden durar hasta 10 años.
- Los implantes son altamente personalizables, así que puedes escoger una medida y forma que se acople mejor a tu tipo de cuerpo y estilo de vida.

Contras:

- Embarazo, menopausia y pérdida de peso después de la cirugía pueden afectar los resultados.
- Los implantes no tienen duración de por vida. Entre más tiempo los tengas es más probable que tengas que reemplazarlos.
Antes de que se realice la cirugía, tendrás una consulta con tu médico. Es importante que el médico conozca tus objetivos y tu historia médica.

Tú médico entonces llevará a cabo un examen físico, el cual incluye tomar medidas de la cavidad torácica y los senos. Después hará recomendaciones para la cirugía (incluyendo los lugares de las incisiones), asegúrate de comprender los riesgos, también te hablará del proceso de recuperación.

Muchos médicos requieren también una mamografía antes de la cirugía.

Si requieres implantes, el médico te ayudará a determinar el mejor tipo, lugar de incisión y localización para tu tipo de cuerpo y resultado deseado. La mayoría de implantes que se colocan hoy en día son de silicón.
Tu médico empezará haciendo la incisión alrededor de los pezones, debajo del pliegue del seno o la zona axilar, dependiendo de la técnica acordada.

Posteriormente crearán un “bolsillo”, ya sea por arriba (subglandular) o por debajo (submuscular) de los músculos de tus senos y colocará los implantes. La incisión es cerrada por capaz de suturas internas y la piel es cerrada con suturas, adhesivo para piel o cinta quirúrgica.
Los pacientes usualmente escogen implantes de gel de silicona, los cuales son esferas llenas de gel espeso de silicón, pero algunos escogen los implantes de solución salina, los cuales tienen agua salada esteril dentro de bolsas de silicón.

Los implantes de solución salina pueden ser llenados después de ser colocados, por lo que las incisiones y cicatrices pueden ser más pequeñas. Tu médico te ayudará a escoger el tipo que sea mejor para ti.

Si llegas a tener implantes de silicón se aconseja hacerse resonancias magnéticas dos veces al año para revisar “rupturas silenciosas”, ya que estos pueden llegar a romperse sin causar síntomas.

Los resultados de las mamografías no son afectados significativamente por los implantes de ninguno de los dos tipos, así que puedes seguir realizando pruebas de detección de cáncer; solamente hazle saber al técnico que tienes implantes.
Una transferencia de grasa empieza con una liposucción para remover excesos de grasa de otras áreas, usualmente vientre o muslos. La grasa es purificada antes de ser injertada en los senos, dando contorno y restaurando el volumen.

El beneficio de este método es que estas usando tu mismo tejido para agregar volumen, opuesto a un un objeto externo; el inconveniente es que no obtendrás el mismo nivel de cambio que con un implante.

En general, el aumento de senos por transferencia de grasa puede darte un aumento de volumen de una talla de copa.

También ten en mente que los resultados pueden ser impredecibles, ya que solo del 50 al 70% de las células de grasa sobreviven la transferencia. Tu incluso podrías tener más efectividad en un seno que en el otro, resultando en senos asimétricos.
Vas a necesitar por lo menos una semana de reposo después del procedimiento. Tu pecho estará cubierto por vendajes, y usarás ya sea una banda elástica o un brasier deportivo para proveer soporte y minimizar la hinchazón. El médico puede colocarse tubos de drenaje para evitar la acumulación de líquidos en la incisión, en ese caso, los vendajes los portaras hasta por dos semanas.

El dolor puede durar hasta cinco días, con algo de hinchazón, moretones y dureza por unas semanas.

La mayoría de personas regresan a trabajar después de una semana, pero necesitarás esperar para tener actividad sexual por lo menos dos semanas y actividades otras vigorosas, como correr, por lo menos cuatro semanas, dependiendo de las recomendaciones de tu médico.

Algunos médicos recomiendan dormir boca arriba por las siguientes seis semanas después de la cirugía para prevenir la deformación del implante. Si sueles dormir de lado y realmente estás teniendo problemas para dormir, tu médico puede recomendarte pastillas para ayudarte a conciliar el sueño.
Como en cualquier cirugía, existen varios riesgos relacionados a los implantes de senos, los cuales incluyen:

- Fuga en el implante o ruptura
- Seroma (acumulación de líquidos)
- Contracturas capsulares (la formación de cicatrices duras y dolorosas alrededor del implante)
- Arrugas visibles sobre el implante.

Tu médico deberá explicar minuciosamente todos los riesgos y cómo ha atendido las complicaciones en pacientes anteriores.
Después del aumento con implantes, tus senos empiezan a caer y suavizar conforme la piel se estire y los músculos se relajen, moviendo los implantes de su posición original elevada a una posición más natural. Pasarán alrededor de seis semanas hasta que los implantes se empiecen a acomodar, pero tendrán que pasar tres meses para que se encuentren en un 80% acomodados en su posición final. Si bien es un error pensar que los implantes deben ser reemplazados necesariamente a los 10 años, una de cada cinco mujeres con implantes de silicón necesitan una revisión cada 10 años debido a la contractura capsular, fugas u otras precauciones.

Después de la transferencia de grasa, tendrás más volumen inmediatamente, pero tu cuerpo absorberá alguna de la grasa injertada durante los primeros tres meses. A lo largo de seis meses, mucha de la hinchazón habrá disminuido y tus resultados deberán ser completamente aparentes. Al año, tu tejido funcionara como un seno natural, esto quiere decir que se expandirá o contraerá conforme cambie tu peso y tenderá a caer en edades maduras, conforme tu piel se hace menos firme.
Deberías poder amamantar de forma segura con los implantes, pero ten en cuenta que cualquier cirugía en los pechos puede potencialmente dañar los conductos mamarios, por lo que hay riesgo de insuficiencia en la producción de leche.

El aumento de senos por transferencia de grasa tiene un menor riesgo de impactar la habilidad de amamantar, siempre y cuando no se someta a algún tipo de cirugía en el pezón.
Muchos factores afectan el costo, incluyendo qué tipo de aumento realizarás, la experiencia del médico, donde es realizada la cirugía y quién administra la anestesia.

Este es un procedimiento que se considera cosmético, por lo que no está cubierto por la mayoría de planes seguros, ya sea público o privado. Sin embargo, algunos seguros cubren la reconstrucción de senos después de una mastectomía o lumpectomía.