Otoplastía

Las orejas son una parte muy importante del rostro, la otoplastía nos puede ayudar a lograr mayor armonía con ellas.

Otoplastía

La otoplastía es un procedimiento mediante el cual se corrige apertura o tamaño de las orejas.

La otoplastía es un procedimiento mediante el cual se corrige apertura o tamaño de las orejas. Con este se busca dar mayor armonía al rostro del paciente y crear proporcionalidad en comparación al resto del cuerpo.

Es un procedimiento que se puede realizar bajo anestesia local o sedación, aunque en algunos pacientes es recomendable la anestesia general. Cada cirujano tiene su propia técnica de acuerdo a las necesidades del paciente y a los ajustes que se deban realizar, pero generalmente tiene una duración de entre 1 y 2 horas.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Doctor
Aditi Richmon

Cirugía General

Doctor
María Andaloro

Cirugía General

S/ 1750 - Reserva ahora
Doctor
Umar Sanford

Cirugía general

S/ 1500 - Reserva Ahora

Antes/Después

Sobre la otoplastía

La cirugía cosmética de orejas, también conocida como otoplastía, es un tipo de cirugía plástica y reconstructiva que puede mejorar el tamaño, forma o posición de las orejas, reformando el cartílago. Se puede realizar a cualquier edad, después de que las orejas han dejado de crecer, lo que normalmente sucede a los 5 o 6 años.

Una otoplastía típica busca corregir orejas muy levantadas, para reducir su proyección. Sin embargo la cirugía de orejas también es una buena opción si lo que quieres es corregir algún defecto de nacimiento que afecta la forma de tus orejas; si quieres reducir el tamaño aparente de tus orejas; e incluso si quieres arreglar la posición o forma de orejas disparejas entre sí.

Aunque la otoplastía no sirve para mejorar la capacidad de oído, si puede traerte beneficios psicológicos si has tenido conflictos con el tamaño o forma de tus orejas, has tenido alguna lesión o simplemente quieres mejorar su apariencia.
Este es un procedimiento que se puede realizar bajo anestesia local o sedación, auqnue en algunos pacientes es recomendable la anestesia general. Cada cirujano tiene su propia técnica de acuerdo a las necesidades del paciente y a los ajustes que se deban realizar, pero generalmente tiene una duración de entre 1 y 2 horas.
Pros:

- Es una cirugía relativamente rápida y con resultados permanentes
- La cirugía de orejas te puede aportar grandes beneficios psicológicos, haciéndote sentir menos inseguro acerca de tu apariencia
- No hay un límite de edad para una otoplastía. Se puede realizar en niños (mayores de 5 o 6 años) o en adultos.
- Las cicatrices de la cirugía están por detrás de las orejas, lo que las hace muy difíciles de ver en el día a día.
- Muchas veces esta cirugía se puede realizar con anestesia local.
- Es poco frecuente que se presenten complicaciones con una otoplastía

Contras:

- Después de la cirugía debes portar una venda alrededor de la cabeza todo el tiempo por dos semanas para mantener tus orejas en su nueva posición.
- La “oreja de coliflor” (una condición común entre boxeadores y luchadores) es muy difícil de reparar con una otoplastía.
Los mejores candidatos para una cirugía de orejas son pacientes sanos y con expectativas realistas de los resultados.

Algunos pacientes tienen expectativas poco realistas acerca de la simetría que se puede lograr o de lo pegadas que esperan tener las orejas a la cabeza. Una oreja normal necesita tener espacio detrás para permitir la correcta limpieza del pliego e incluso para permitirte llevar lentes o audífonos. La simetría leve no es perceptible por otros ya que es muy difícil que alguien pueda verte ambas orejas completas a la vez.

No son buenos candidatos a una otoplastía aquellas personas que tienen algún problema de sangrado o de sanado de heridas, o cualquier otra condición médica que ponga en riesgo su vida.
La mayoría de personas no tienen orejas muy grandes, simplemente estas son más prominentes, lo que les da la apariencia de ser muy grandes.

Sin embargo, en algunas ocasiones las orejas sí pueden ser muy grandes en relación al tamaño de la cabeza. En esos casos una otoplastía sí puede ayudar a reducir el tamaño de las mismas. En este tipo de intervención, puede haber una cicatriz visible en la superficie exterior de la oreja.
La otoplastía es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no necesitas quedarte hospitalizado y que puedes regresar a tu casa el mismo día de la cirugía. Normalmente se realiza con anestesia general en niños y anestesia local en adultos, pero depende de la complejidad de cada paciente.

Las técnicas quirúrgicas varían dependiendo de las metas del paciente y el médico pero, en general, la otoplastía involucra dos cosas: cambiar la forma de la oreja y acercar la oreja a la cabeza.

La mayor parte de los pacientes requieren de una combinación de técnicas, por lo que tu médico podría:

- Hacer una incisión detrás de la oreja, para minimizar las cicatrices visibles.
- Quitar cartílago y piel, si es necesario.
- Utilizar puntos de sutura para mover el tejido de la oreja a la posición deseada y para cerrar la incisión.
- Poner vendajes para proteger tus orejas mientras sanan.

Todo el procedimiento tiene una duración aproximada de 2 a 3 horas, dependiendo de la complejidad del caso.

Tras la cirugía, tu cabeza estará vendada por varios días para proteger tus orejas y asegurarse de mantenerlas en la posición adecuada.
Normalmente, los adultos pueden retomar sus actividades normales solo algunos días después de la operación. Para los niños, usualmente se recomienda al menos una semana en la que no vayan a la escuela, ni tengan actividades físicas.

La recuperación de una otoplastía es relativamente menos demandante y dolorosa que para otros procedimientos estéticos. El hecho de que se puede realizar en niños también le otorga un perfil de recuperación favorable con poco dolor e incomodidad.

Esto es lo que puedes esperar en el tiempo de recuperación de una otoplastía:

- Después de un par de días el vendaje será reemplazado por una diadema suave. Se recomienda llevarla todo el tiempo durante las primeras dos semanas tras la operación y todas las noches incluso después de esto, para evitar alterar los resultados de la misma. El médico podría recomendarte dormir con almohadas elevadas y no del lado, para evitar poner presión en tus orejas.
- A la semana tu médico te retirará los puntos de sutura.
- Tus orejas estarán tiernas, hinchadas y enrojecidas por varias semanas tras la cirugía, incluso con moretes alrededor de las mismas. Puede que experimentes algunas incomodidades como picazón, inflamación o sensación pulsátil que puedes controlar con medicamentos antiinflamatorios o analgésicos que te recetará tu doctor. Evita actividades fuertes por dos semanas.
- Es normal sentir adormecimiento en las orejas en el primer mes, pero podría seguir incluso hasta por seis meses.
- Después de 4 a 6 semanas podrás retomar todas las actividades normales, incluso el deporte.

El periodo de recuperación es muy importante para el éxito de la cirugía y sus resultados. Sigue todas las instrucciones de tu médico.
Tus orejas se empiezan a ver normales después de una o dos semanas tras la operación, a medida que baja la inflamación y los motetes. A las seis semanas habrás sanado en un 80%. Tus orejas estarán prácticamente sanadas a los dos o tres meses.

Los resultados de una otoplastía son permanentes.
La otoplastía es un procedimiento que se considera seguro y efectivo. Sin embargo, como en cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos como sangrado, moretones, inflamación, acumulación de fluidos bajo la piel, adormecimiento, cicatrices visibles, infección y asimetría.
El costo de tu otoplastía va a depender de la complejidad del procedimiento, el tipo de anestesia que se use, la experiencia del médico y la clínica dónde te la hagas.

Este es un procedimiento que se considera cosmético, por lo que no está cubierto por la mayoría de planes seguros, ya sea público o privado.