Remoción
de vesícula

Realízate tu cirugía de vesícula y deja atrás esos fuertes dolores de abdomen

Remoción de vesícula

La vesícula biliar (mejor conocida como vesícula a secas) es un órgano pequeño en forma de pera que está justo debajo del hígado en nuestro cuerpo. Sirve para almacenar la bilis, que al ser liberada en los intestinos nos ayuda a digerir las grasas. Con el tiempo, la vesícula puede obstruirse con cálculos o infectarse, por lo que en algunos casos hace falta removerla.

No dudes en contactarnos si tienes cualquier duda o necesitas más información. Estamos para ayudarte.

La vesícula biliar (mejor conocida como vesícula a secas) es un órgano pequeño en forma de pera que está justo debajo del hígado en nuestro cuerpo. Sirve para almacenar la bilis, que al ser liberada en los intestinos nos ayuda a digerir las grasas. Con el tiempo, la vesícula puede obstruirse con cálculos o infectarse, por lo que en algunos casos hace falta removerla.

Elige tu médico

Ashburn



Años de experiencia

No se encontraron resultados

Sobre la remoción de vesícula

La vesícula biliar (mejor conocida como vesícula a secas) es un órgano pequeño en forma de pera que está justo debajo del hígado en nuestro cuerpo. Sirve para almacenar la bilis, que al ser liberada en los intestinos nos ayuda a digerir las grasas. Con el tiempo, la vesícula puede obstruirse con cálculos o infectarse, por lo que en algunos casos hace falta removerla.
La remoción de vesícula o colecistectomía se realiza con mayor frecuencia para tratar los cálculos biliares y las complicaciones que estos causan. El médico puede recomendar una colecistectomía si tienes lo siguiente:
- Cálculos biliares en la vesícula (colelitiasis)
- Cálculos biliares en el conducto biliar (coledocolitiasis)
- Inflamación de la vesícula (colecistitis)
- Pólipos grandes en la vesícula
- Inflamación del páncreas (pancreatitis) debido a cálculos biliares

Es probable que necesitas una remoción de vesícula si tienes dolor u otro síntomas causados por cálculos biliares, pequeñas piedras que se forman en la vesícula. Los cálculos pueden obstruir el flujo de la bilis e irritar la vesícula. Algunos de los síntomas más comunes son:
- Indigestión con sensación de inflamación, agruras y gases
- Dolor fuerte en el estómago
- Nausea y vómito
- Fiebre
- Apariencia amarillenta en la piel y lo blanco de los ojos

La buena noticia es que la vesícula no es un órgano vital, puedes vivir sin ella, así que si te causa problemas severos, consulta con un médico especialista y puede que te recomiende su remoción.
Una remoción de vesícula, ahora en día se realiza más comúnmente por laparoscopía: insertando una cámara de video diminuta e instrumentos quirúrgicos especiales a través pequeñas incisiones.

El día de la operación, te inyectarán anestesia general, lo que significa que vas a estar dormido durante el procedimiento. Enseguida, tu médico realizará cuatro pequeñas incisiones (4 milímetros) por las cual va a introducir la cámara y las herramientas con las que va a extraer la vesícula.
Al estar bajo anestesia, el procedimiento en sí no es para nada doloroso.

En la etapa de recuperación después del procedimiento, es posible que sientas algo de dolor por la operación, pero tu médico te recetará medicamentos para eso.
Inmediatamente después de tu operación te trasladarán a un área de recuperación mientras pasa el efecto de los medicamentos anestésicos.

Con frecuencia, las personas pueden volver a su casa el mismo día de la cirugía, aunque a veces se necesita una estadía de una noche en el hospital.

En general, puedes esperar volver a tu hogar una vez que puedas comer y beber sin dolor y puedas caminar sin ayuda. La recuperación total lleva aproximadamente una semana.
Una colecistectomía se considera de bajo riesgo. Sin embargo algunas de las complicaciones que se pueden presentar son:
- Una reacción adversa a la anestesia.
- Fugas biliares
- Infección y sangrado en el sitio de la incisión.
- Lesiones en las estructuras cercanas, como las vías biliares, el hígado y el intestino delgado
Alimentos y medicamentos

En preparación para una colecistectomía, el cirujano puede pedirte que hagas lo siguiente:
- No comas nada la noche antes de la cirugía. Puedes beber un sorbo de agua con tus medicamentos, pero evita comer y beber al menos cuatro horas antes de la cirugía.
- Suspende ciertos medicamentos y suplementos. Habla con el médico sobre todos los medicamentos y suplementos que tomes así como alergias o condiciones preexistentes que tengas. Continúa tomando la mayoría de los medicamentos según la indicación médica. Tu médico puede pedirte que suspendas ciertos medicamentos y suplementos porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.


Ropa y elementos personales

La mayoría de las personas vuelven a su hogar el mismo día de la colecistectomía, pero se pueden producir complicaciones que requieran una o más noches en el hospital. Prepárate en caso de que necesites quedarte en el hospital y lleva tus elementos personales, como el cepillo de dientes, ropa cómoda y libros o revistas para pasar el tiempo.

Otras precauciones

Pídele a alguien que te lleve hasta tu casa y se quede contigo. Pídele a un amigo o familiar que te lleve hasta tu casa y se quede junto a ti la primera noche después de la cirugía.